28 marzo 2016 / por Alicia / No hay comentarios

Cobertura informativa de los atentados de Bruselas

maquinaescribir_noticiasSi hace unos meses, llovieron las críticas sobre las televisiones y la escasa cobertura que ofrecieron de los atentados en París, podemos decir que con ocasión de los ataques de Bruselas se han puesto las pilas. Y eso que creo que hay un exceso de tertulianos, una constante repetición de imágenes y una tendencia a tratar de dar los datos de víctimas y heridos aún sin estar confirmadas.

Además, en estas fechas en las que los grandes rostros de la tele estaban de vacaciones de Semana Santa, creo que es de recibo felicitar a los que estuvieron al pie del cañón. En general – incluyo también a los medios digitales y las radios – , se merecen buena nota. Las redes sociales se volvieron a convertir en una herramienta de comunicación e información, pero también de bulos.

Así que me gustaría hacer algunas puntualizaciones:

Imágenes: estamos en un momento en el que gracias a los teléfonos móviles que tenemos, cualquiera puede obtener un testimonio gráfico de lo que está viviendo. Adquiere en estas ocasiones un importante valor informativo. Así que las primeras imágenes no se hicieron esperar – algunas bastante sensibles. Y muchas se publicaron sin filtro en las redes sociales. Quizá habría que pensar un poco antes de compartirlas o hacer un RT – muchos de los usuarios de twitter se quejaban de ciertas fotografías.

Respecto a los medios, por un lado, las televisiones viven de las imágenes, por lo que cualquier documento gráfico era de relevancia. El problema es el abuso en la repetición continúa de esas imágenes. En cuanto a los medios digitales, cada vez incluyen más material audiovisual, así que los vídeos y las galerías fotográficas fueron rápidamente base del contenido informativo.

Fuentes oficiales y datos: ante las primeras noticias y la confusión, es necesario tratar de recabar toda la información necesaria que ayude a dar claridad a lo que ha pasado y está pasando. Para ello, las fuentes oficiales, los medios locales y los periodistas destacados in situ son la mejor herramienta. El problema viene cuando no hay más datos o no se pueden confirmar cifras y se entra en el terreno de la especulación y en el baile de cifras.

Ni qué decir la facilidad para compartir información falsa en las redes sociales. Por eso, el consejo siempre es seguir las cuentas oficiales de fuentes fiables.

Exceso de tertulianos: los analistas expertos siempre son bienvenidos en estas situaciones porque ayudan a contextualizar la información. Ofrecen datos que no siempre se tienen en mente o permiten entender lo que está sucediendo desde distintos puntos de vista. Una buena entrevista a un experto siempre aporta. Sin embargo, el problema es apoyar la información en la opinión de los tertulianos habituales – que como siempre, saben de todo… – sin ir más allá de la mera crítica o la ocurrencia.

Testimonios: Y luego otro aspecto sobre el que me gustaría hacer hincapié es el de la búsqueda de testigos de la tragedia. Los testimonios de personas que han vivido la situación y que se han visto inmersos en el caos siempre es informativo, siempre y cuando no se caiga en el morbo o en el sensacionalismo.

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2019 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD