17 noviembre 2015 / por Alicia / No hay comentarios

París y la cobertura informativa

Logo Peace for Paris de Jean Jullien

Logo Peace for Paris de Jean Jullien

Hoy me gustaría reflexionar sobre la cobertura informativa de los ataques a París del pasado viernes. Y quiero tocar varios aspectos: la importancia que cobró la red social Twitter como canal de información; la escasa e incluso nula reacción por parte de los servicios informativos españoles de las principales cadenas nacionales de televisión y la cantidad de desinformación que se puede llegar a publicar por no contrastar las fuentes.

Pero quizás lo mejor es empezar por el principio. El pasado viernes 13, a partir de las 21.30 de la noche, muchas personas que disfrutaban de una noche de ocio en París se vieron sorprendidas por un horror que fue in crescendo. Mientras que los medios internacionales y las principales agencias de noticias del mundo empezaban a contar lo que iba sucediendo, en España sólo a nivel nacional el 24 horas de TVE y 13 TV se hacían eco. ¿Qué pasó con el resto?

El resto de las nacionales se preocupó de seguir emitiendo sus programas de entretenimiento. En el ámbito local Telemadrid puso en marcha un informativo especial – no sé si otras más lo hicieron. Así que las redes sociales se convirtieron en las fuentes de información y el 24 horas marcó el mejor dato de audiencia de la cadena. Es decir, la gente necesitaba estar informada, quería saber qué estaba pasando en una ciudad y en país tan cercanos como París y Francia.

Porque no nos olvidemos, – y aquí quiero hacer un inciso – sí, la cercanía y la proximidad le otorgan a la información un valor más noticiable que si la noticia nos pilla más lejos. No digo que sea justo, pero son esas cosas del periodismo y las noticias. ¿Qué hace que un hecho sea más relevante que otro? ¿Qué hace que una información obtenga una mayor cobertura que otra con el mismo o mayor número de víctimas?

Hecho este paréntesis, volvamos a la cobertura informativa de París. Las redes sociales se convirtieron al menos en España en una fuente de información. Twitter hervía de datos, también de mucha confusión y cómo no de bulos. Así que la recomendación era leer los mensajes de fuentes fiables como podía ser la policía o los servicios de emergencia y dejar muchos en cuarentena hasta que no estuvieran plenamente confirmados. La red además se llenó de mensajes de apoyo, solidaridad o ayuda.

El sábado ya sí, ya teníamos a todos los presentadores, periodistas y estrellas de las televisiones y radios españolas– alguno incluso haciéndose selfies – no sólo dando la noticia, sino desplazados a París, haciendo especiales, pisando la calle para contar de primera mano lo que estaba sucediendo en una ciudad desolada. No quiero pensar que tanto despliegue era para contrarrestar las críticas por la falta de cobertura de la noche del viernes, sino porque realmente consideraban necesario estar en el lugar de la noticia…

Y mientras sucede todo esto, de manera simultánea como digo, se emite además mucha noticia falsa. No se esperan las confirmaciones, no se contrasta el dato, así que se mete la pata y hasta el fondo. Y como muestra dos ejemplos:

La Razón publicó en su portada del domingo como foto de un supuesto terrorista, la imagen de un periodista canadiense. No sé si ha habido disculpas y rectificación.

portada_larazón

 

 

 

Y en La Mañana de la 1 se utilizó ayer el símbolo de la Alianza Rebelde de Star Wars como símbolo de Al Qaeda. El presentador Jota Abril pidió disculpas a través de Twitter.

Logo_Starwars_la1

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2019 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD