28 agosto 2014 / por Alicia / No hay comentarios

Comunicación de crisis: decir la verdad y nada más que la verdad

La honestidad, la transparencia y la planificación son partes fundamentales de una buena comunicación, así que cuando se trata de un momento de crisis, se vuelven aún más importantes. Lo principal, siempre, es decir la verdad. Ya sabéis el dicho “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”.

Si engañas y te pillan, si comentes un error y hay consecuencias, o si hay una serie de circunstancias externas que de repente provocan una situación de crisis, hay que reaccionar rápido, asumir las consecuencias y buscar una solución.

Reaccionar rápido, decir la verdad y estar preparado

Hay muchos casos de comunicación de crisis, unos más complicados de solucionar que otros y siempre hay que estar preparados. Es cierto que no vas a poder tener controlados todos los escenarios posibles, pero al menos conociendo tu negocio, debes saber dónde pueden estar los riesgos.

No nos olvidemos que en un caso de crisis es fundamental reaccionar rápido, asumir los hechos, llevar a cabo las acciones oportunas para solventar el problema o depurar responsabilidades y evitar filtraciones. Establecer un portavoz, un gabinete de crisis con los principales responsables de la organización y que cada cual sepa el papel que va a jugar es básico.

En las crisis, la improvisación no suele ser lo mejor, así que hay que tratar de adelantarse para un momento que ojalá nunca tenga lugar. No es tiempo perdido, es tiempo invertido.

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2019 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD