14 enero 2016 / por Alicia / No hay comentarios

Comunicación: por favor, acabemos con la palabra “líder”

Como se supone que cuando empiezas un nuevo año hay que hacer propuestas, yo hago una. No sólo para mí, sino para todo aquél que trabaja en comunicación, ya sea de manera externa o interna en una empresa. Por favor, dejemos de utilizar la palabra “líder” a la hora de describir a las compañías.

No sé si os pasa, pero a mí a veces me aburre ya un poco la palabrita. Pobre, qué culpa tendrá ella. Si os fijáis, todos somos líderes en algo. Si nos ponemos a buscar, seguro que encontramos una característica diferenciadora que nos hace ser el líder. Los de comunicación somos expertos en buscar y en encontrar.

Creo que cuando se habla a veces de que las notas de prensa están muertas, de que hay que enfocar la comunicación de otra manera, muchas de las ocasiones es porque hacemos siempre lo mismo, colocar un líder a continuación del nombre de la empresa y soltar una parrafada estupenda. ¿Por qué no cambiamos un poquito el mensaje? ¿Por qué no volvemos a la realidad y somos menos comerciales y más periodísticos?

El objetivo de la información que les llega a los medios es que sea publicable. Si la llenamos de frases grandilocuentes y adjetivos por todos lados, sólo conseguiremos que termine en la papelera. En muchas notas y comunicados de prensa sobran palabras, es más, sobran párrafos enteros. Seamos un poco más serios, busquemos la información, el dato, la novedad. Olvidemos un poco las frases manidas.

Y esto me lleva a otra reflexión: el periodismo debe ser una base para la comunicación. No digo que sean lo mismo, porque no lo son, pero en ambos se trabaja con información. Y esta tiene que se fidedigna, sin argucias.

Creo que las buenas acciones de comunicación enfocadas a medios deben tener siempre en mente lo que es interesante para los periodistas. Tenemos que ser capaces de aunar el interés de la empresa con el público al que nos dirigimos – y ese público en primera instancia es quien recibe la información y quien tiene que valorar su publicación.

Así que, dejemos de hacer notas o dosieres de prensa como si fueran folletos comerciales, dejemos las notas pintorescas a un lado y, por muy aburridas que parezcan, démosle contenido. Si no, es mejor hacer otra cosa. Y, por favor, quitemos el líder de nuestras descripciones de empresa.

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2019 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD