2 septiembre 2015 / por Alicia / No hay comentarios

Comunicación: trabajo, conocimientos y experiencia

No es la primera vez que escribo sobre lo fácil que parece mi oficio. Y hoy he decidido volver a reflexionar sobre ello. Vale que hay trabajos más relevantes para la humanidad, no lo dudo, pero eso no da pie para echar por tierra o infravalorar el trabajo de los demás. Y esto pasa en comunicación.

Es muy agotador escuchar eso de “si solo es enviar una nota de prensa”,… “solo es hacer cuatro llamadas”, …sobre todo cuando hay un presupuesto detrás. Que digo yo que si es tan sencillo y no requiere nada, ¿por qué quieres contratar un consultor de comunicación o una agencia externa? Utiliza tus recursos, si sólo es levantar un teléfono o escribir unos párrafos…

Cuando una empresa decide externalizar este servicio lo suele hacer por varias razones:

ahorro de costes, puesto que en la mayoría de los casos es más económico dejar en manos de un tercero la comunicación antes que incorporar en plantilla a un experto del tema.

enfocarse en el negocio y es que suele ser mejor el outsourcing de asuntos, que aunque importantes para la empresa, no son críticos

por falta de tiempo y recursos internos. Pensemos que no todas las empresas pueden tener un departamento de comunicación o quizá sus propios recursos no tienen tiempo también para dedicarse a otras labores. 

especialización, es decir, dejar en manos de expertos un aspecto básico de tu negocio.

Así que sea cual sea la razón o incluso una mezcla de varias, ya que se opta por un consultor externo o una agencia, además del coste que debe suponer, valoremos lo que sabe, su experiencia, su conocimiento y los resultados que puede aportar. Y dejar que cada cual valore económicamente su trabajo como considere. Lo caro o lo barato es algo subjetivo y lo que para uno es carísisimo o baratísimo para otro no lo tiene por qué ser.

Por lo que desde aquí reivindico que tener actualizada tu agenda de contactos lleva tiempo, mantener unas relaciones cordiales con los medios, también, saber a quién llamar está basado en la experiencia y en el conocimiento y eso, le pese a quien le pese, lleva su esfuerzo, su trabajo y su coste. 

Y es que, no sólo se paga por el trabajo que se hace, sino también por los conocimientos y la experiencia.

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2019 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD