16 octubre 2015 / por Alicia / No hay comentarios

Internet y las Redes Sociales como herramienta de Información y de Desinformación

Quiero traer hoy al blog una reflexión sobre la cantidad de información o desinformación que hay en Internet y en las redes sociales. El otro día una amiga escribía un comentario en un post de uno de sus contactos en el que le decía que lo que acababa de compartir era algo pasado. Al día siguiente, leo en el periódico al que pertenecía esta noticia que se había viralizado y que había pasado a ser la más leída cuando hacía meses que se había publicado.

No sé si alguno lo veríais en las redes, pero era fundamentalmente el anuncio de una ola de frío para esta semana. Tan grande era la ola de frío que iba a helar y la foto que acompañaba la noticia era una gran nevada. Claro, en pleno invierno no es de extrañar, pero quizá a mitad de octubre sí es relevante.

Estamos ante un caso de desinformación. La noticia es cierta, pero es pasada, ya no es actual, ya no tiene validez. Y, sin embargo se vuelve a compartir y, lo peor, se da por cierta. ¿Quién decide que se vuelva a mover este tipo de información? ¿Qué hace que se comparta sin fijarnos en la fecha? 

Internet y las redes sociales se llenan de leyendas convertidas en hechos, de información atrasada que de repente es actualidad, de rumores transformados en noticia por arte de magia y sin contrastar… un simple compartir y entramos en la cadena.

No sé si os acordáis cuando este tipo de “fakes” nos llegaban por email. Cachorros que se quedan huérfanos y que hay que adoptar; imágenes de niños que se decía estaban desaparecidos; días internacionales que había que celebrar y compartir… ahora lo recibimos por Facebook e incluso por WhatsApp.

Y esto me lleva a las cadenas que se repiten en la aplicación de mensajería. Ayer recibí una sobre precisamente esta app que había que reenviar a no sé cuántos contactos para avisarles de no sé qué cobro… Era falso, claro. Pero y si… por si acaso… y le damos a reenviar, a compartir, … no vaya a ser.

Así que nos rodeamos de información y de mucha desinformación – mucha de ella creída a pies juntillas. Quizá soy un poco escéptica, pero trato de compartir lo que sé que es verdad y no suelo reenviar “por si acaso” porque me parece una molestia para el que lo recibe. Además, no quiero seguir contribuyendo a la desinformación.

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2019 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD