6 octubre 2014 / por Alicia / No hay comentarios

¿Todas las empresas tienen que estar en las redes sociales?

En los últimos años hemos ido incorporando a nuestro vocabulario una serie de palabrejas que hace un tiempo nos hubieran sonado a ciencia ficción: SEO, trending topic, hashtag, community manager, influencer, social media, … La llegada y adopción de las redes sociales de manera masiva ha generado una nueva profesión, la de community manager, y un sinfín de expertos en redes sociales.

Además de la necesidad por parte de las empresas de crear perfiles y emitir mensajes en las redes, sean cuales sean… Por ejemplo, que en Facebook hay millones de usuarios, pues ahí que nos creamos la página y contamos las maravillas de la ciencia de la hipérbole longitudinal… aunque luego tengas 20 seguidores (básicamente, tus empleados y tus amigos más fieles).

Pongamos un poco de sentido común. Probablemente muchas empresas tengan que estar realmente en redes sociales: por ser empresas digitales, porque sus clientes son consumidores de social media, porque son nuevos canales de atención al cliente… pero habrá muchas otras que no tengan porqué tener un perfil en Facebook.

Las redes sociales además son un gran negocio por sí solas: cursos de community manager y redes sociales hay a patadas y cada vez más gurús. “Pon un community manager en tu empresa y lograrás el éxito” parece que es el lema de hoy en día. Pero no siempre funciona porque no todo el mundo está en las redes sociales.

Hace tiempo trabajé con una empresa que en plena era digital su principal objetivo eran las revistas en papel. De hecho, cuando les proponías hacer algún tipo de incursión en medios digitales la respuesta desde la dirección de marketing estaba clara: “este sector es muy tradicional, algunas empresas todavía envían faxes y hay directivos que no tienen email”.

Así que en concreto, a esta compañía hacerles perfiles y páginas en redes sociales era tiempo perdido. Tenían muy claro dónde estaban sus clientes y la forma de llegar a ellos. Así que no nos confundamos. Redes sociales, sí, pero pensando siempre dónde están nuestros clientes y cuál es el mejor canal para convencerles.

Cuidado con perder la perspectiva, en muchos casos, el éxito se obtiene de tener claro cuál es el camino por el que dirigirse hacia el objetivo. Una meta que también tendremos que saber cuál es.

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2019 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD