9 septiembre 2015 / por Alicia / No hay comentarios

Un equipo detrás de las redes sociales corporativas

Aunque muchas veces únicamente hay una persona encargada de gestionar las redes sociales en las empresas, cuando hablamos de instituciones, partidos políticos o grandes compañías, normalmente el Community Manager no está solo.

Pensemos que las redes sociales son un canal donde la agilidad en la respuesta, la interacción con los demás y la creatividad son fundamentales para conseguir los objetivos. Qué mejor forma de hacerlo que estar bien acompañado de un buen equipo.

Además, hay que tener en cuenta que para muchas compañías las redes sociales actúan como un centro de atención al cliente, por lo que la rapidez y eficacia en solucionar dudas, sugerencias, reclamaciones y consultas es fundamental. Una persona puede ser muy eficiente, pero si cuenta con ayuda, mejor que mejor.

¿Cómo se sabe que tienes un buen equipo detrás? Cuando parece que sólo hay una voz. La alineación es fundamental, tanto en mensajes, como en la forma en que se emiten o el lenguaje en que se utilizan. Y esto sólo se consigue con un equipo cohesionado y con una estrategia común. Aquí la labor del Community Manager pasa por coordinar ese equipo de redes sociales, no sólo por emitir los mensajes o saber cuál debe ser la línea de interacción con los seguidores.

La figura del Community Manager ha cobrado una especial relevancia en los últimos años cuando las compañías se han dado cuenta del importante potencial de los social media. Un nuevo canal de comunicación que conecta directamente con sus públicos objetivos y que puede ser utilizado para fidelizar, acercarse a aquellos que son sus clientes y hacer que los que no lo son, se sientan atraídos por la marca.

Nacidas para un uso más particular, las redes sociales se han convertido en una herramienta más de comunicación de las organizaciones. Quizá no todas tengan por qué estar en todas, habrá que estudiar cada caso concreto, pero la que decide estar porque considera que incrementa su visibilidad y difusión, deberá poner todo su empeño en desarrollar una buena estrategia. Y contar con los mejores profesionales.

Y eso implica además una planificación detrás, un saber cuál es el objetivo y el cómo se va a comunicar. Ya lo hemos dicho alguna vez, no es lo mismo una red social que otra, no es lo mismo un público que otro. Así que hay que adecuar el contenido, saber cuáles son los objetivos y tratar de dirigirnos a él con las herramientas que las propias redes sociales ponen a nuestro alcance.

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2019 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD