19 noviembre 2020 / por Alicia / No hay comentarios

Comunicación: procesos imprescindibles

En la comunicación corporativa hay una serie de procesos en los que tenemos que estar muy atentos. Entre ellos están los de revisión o validación. Son fundamentales porque un texto mal revisado o un contenido sin el “ok” necesario puede ser perjudicial para la imagen y credibilidad de la marca.

Veamos concretamente qué debemos tener en cuenta en ambos procesos y qué consecuencias puede haber al saltárselos:

Revisión: aquí incluimos todo el contenido que difundimos, desde los mensajes en las redes sociales, las notas de prensa, hasta un DataSheet, un anuncio o un post en un blog. También el contenido gráfico y audiovisual.

Antes de enviar nada a usuarios, prensa, clientes, consumidores, etc., debemos asegurarnos que lo que enviamos es correcto, no hay faltas de ortografía, transmitimos lo que queremos comunicar, las imágenes tienen buena calidad, se ajustan a los formatos, la letra se lee bien, el sonido es óptimo, usamos los emoticonos adecuados… la lista, como veis, puede ser bastante larga. Pero no dejemos nada al azar.

Es importante también que se revise por más de una persona porque es más fácil que pueda detectar fallos que han pasado desapercibidos.

Validación: básico cuando hacemos comunicación con terceras marcas y también cuando enviamos o difundimos notas de prensa o comunicados a los medios. El contenido que se envía siempre debe estar validado.

Para evitar confusiones, normalmente el OK final debe venir dado por una persona autorizada, que si es necesario, ya se habrá encargado de recoger de forma interna las validaciones pertinentes. Esto implica que esa persona o personas autorizadas conozcan todos los procesos internos de validación, sobre todo, cuando hay distintas áreas o responsables implicados.

Es mejor esperar las validaciones que enviar un contenido sin las autorizaciones preceptivas.

Como consecuencias, principalmente:

Mala imagen para la marca: ¿os imagináis una errata importante en una red social hoy en día? ¿Su capacidad de difusión? ¿Las reacciones que se pueden conseguir?

Procesos que no se pueden parar: enviar un comunicado sin las validaciones adecuadas puede hacer que queramos parar la difusión. Si hablamos de las redes sociales es casi imposible por su capacidad de viralizar contenidos.

Gasto en tiempo y recursos: tratando de arreglar algo que podría haberse evitado con anterioridad.

Pérdida de credibilidad: sobre todo, si se ha tenido que actualizar, enviar una rectificación o tratar de detener la difusión del contenido.

Todo puede solucionarse, pero mejor no arriesgarse y revisar y validar antes.

Compartir
Sin comentarios

Añade un comentario


           

©2020 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD