10 octubre 2019 / por Alicia / No hay comentarios

Consultor de Comunicación: más que un proveedor

La estrecha relación que debe existir entre las agencias y consultores de comunicación y sus clientes, las empresas a las que dan servicio, es fundamental para que todo funcione. Un consultor de comunicación no es un proveedor al uso, es un miembro más del equipo.

En varias ocasiones hemos hablado de lo importante que es escuchar al cliente, conocer sus necesidades y acompañarle en el camino hacia sus objetivos. Si somos capaces de hacer todo eso, conseguiremos relaciones duraderas y exitosas. Para ello, debemos trabajar e implicarnos desde el primer minuto:

Elaborando un Briefing: muchas veces el briefing te lo proporciona la compañía, pero en ocasiones hay que completarlo. Si preparas unas pequeñas preguntas sobre el entorno en el que se mueve la compañía o quiénes son sus públicos y principales competidores, mejor que mejor.

Informándote – más allá del Briefing: aunque tengas un documento con los objetivos, competidores, públicos, etc.  es recomendable que conozcas los recursos destinados a comunicación y sus principales canales (Web, Redes Sociales, Blog,…). Así podrás ir conociendo cómo comunica la empresa, cuáles son sus mensajes y si es necesario realizar cambios o matizaciones.

Aprendiendo: nunca viene mal comenzar una relación de colaboración con una pequeña jornada formativa. A qué se dedica la empresa, cómo se define, cuál es su presencia en el mercado, qué les diferencia de la competencia, cuáles son sus puntos fuertes… en este tipo de sesiones pueden surgir nuevas preguntas que se nos han podido pasar con anterioridad.

Reuniéndose y planificando: cada reunión de planificación es una oportunidad para conocer mejor la empresa para la que trabajas. Si tienes que preguntar, pregunta. Siempre trata de proponer ideas y dar tu opinión con argumentos sobre los pasos que consideras mejores en el plan de comunicación.

Contacto frecuente: no es necesario ni llamar, ni escribir todos los días. Pero sí que hay que mantener un contacto habitual (en la forma en que tu cliente prefiera). Hay personas para las que es más cómodo utilizar el WhatsApp y otros optan por el teléfono como mejor vía de comunicación.

Con capacidad de adaptación: cada empresa es diferente, pero cada persona con la que trabajas también. Debes entender cada situación y saber que cada cliente es único.

Compartir
Sin comentarios

Añade un comentario


           

©2019 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD