Regla de oro en Comunicación: planificar antes de actuar

Aunque en el trabajo de las agencias de comunicación, los consultores deben estar preparados para imprevistos, es fundamental disponer de un plan de actuación con los temas o previsiones que se puedan calendarizar. Por supuesto, debemos ser flexibles y saber que ese plan es modificable, pero siempre es una buena base para que no se nos escape nada a la hora de ponerlo en marcha.

No es sencillo hacer planes de comunicación a largo plazo en entornos tan cambiantes como es la comunicación corporativa. Son planes que deben estar vivos y que deben alinearse sí o sí con la estrategia empresarial.

Sin embargo, si nos obligamos a planificar podremos pensar mejor qué acciones hacer y cuáles no, qué implica cada iniciativa, qué debemos tener en cuenta para realizarla, los tiempos de ejecución, los equipos implicados…

Siempre se puede organizar una rueda de prensa de un día para otro y hacer una convocatoria de urgencia, pero a menos que seas un experto, tengas unos contactos magníficos, el tema sea realmente importante y la compañía o institución tenga gran capacidad de convocatoria, disponer de tiempo de preparación y una planificación específica te dará mejores resultados.

La improvisación siempre implica ensayo, planificación, experiencia y conocimientos. Debes saber qué tienes y qué puedes utilizar, cuáles son los temas que hay que mover, cuáles los objetivos y, muy importante, los presupuestos con los que cuentas.

La creatividad, la flexibilidad y la capacidad de reacción son habilidades que debemos desplegar los consultores de comunicación, pero también la reflexión. Antes de abrir un perfil en una red social, antes de elaborar una nota de prensa o antes de hacer una propuesta hay que parar, pensar y reflexionar. La planificación siempre nos ayudará a ser mejores improvisando.

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2021 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD