RRSS: ajusta los mensajes a la estrategia

Las redes sociales deben considerarse un canal más de comunicación para las compañías y, al igual que sucede con otros, hay que ajustar los mensajes tanto al propio canal, como a la estrategia de comunicación y negocio de cada empresa. Los mensajes siempre deben estar alineados con la imagen que queremos transmitir.

Antes de establecer una estrategia de comunicación en redes sociales, el primer paso es analizar si es adecuado o no usar social media. ¿Cómo es nuestro público objetivo? ¿Dónde podemos encontrarlo? ¿Qué presupuesto o recursos tenemos? ¿Vamos a realizar campañas o llegaremos a nuestros seguidores de forma orgánica? ¿Qué redes pueden ser más adecuadas?

Una vez que sabemos cuál es nuestro target y con qué red social podremos alcanzarle, llega el momento de poner manos a la obra. Por un lado, abrir los perfiles o páginas. En Twitter e Instagram las cuentas corporativas son perfiles, no hay distinción. Mientras que en LinkedIn y Facebook los usuarios pueden crear páginas específicas de empresa.

En todo caso, siempre hay que añadir la información que consideremos imprescindible: horarios, forma de contacto, descripción de la empresa, servicios o productos, etc.

Llegamos al siguiente paso: establecer un calendario de publicaciones. Y aquí hay que valorar la periodicidad – por ejemplo, no es lo mismo publicar en Twitter que en LinkedIn; el contenido de los mensajes; el estilo de cada uno – muy importante también la red que utilicemos para adecuarlo y el público al que nos dirigimos -, y los recursos gráficos de los que se disponga (como ya comentamos en un post anterior, hay redes sociales que no admiten gifs).

Y aquí nos vamos a detener. Si la empresa o la marca quiere transmitir un tono cercano, tendremos también que hacerlo cuando comunicamos, ya sea a través de una nota de prensa o de una red social. Si, por el contrario, el punto de vista es más formal, debemos trasladarlo al canal – siempre, equilibrando el tono que queramos mostrar con la red social que utilicemos. Por ejemplo, LinkedIn siempre será más profesional.

Esos mensajes también deben ajustarse con etiquetas (hashtags) o emoticonos, llamadas de atención, el propio contenido gráfico, etc. De nuevo, alineado con la estrategia que quiera transmitir la compañía.

Finalmente, una vez que tenemos claro todo lo anterior, solo queda publicar, programar y analizar. En el mercado hay múltiples herramientas que te van a permitir gestionar una o varias redes sociales. Podrás programar mensajes y, fundamental, conocer si estás consiguiendo los objetivos con el análisis del engagement.

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2021 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD