25 mayo 2017 / por Alicia / No hay comentarios

En comunicación, prejuicios fuera

En realidad, podríamos decir que los prejuicios no suelen ser muy útiles, ni en comunicación, ni en la vida. Normalmente, cuando se tienen prejuicios se dan por ciertas algunas cosas que en más de una ocasión no lo son. Y en comunicación, también pasa. Hay veces que no se realizan determinadas acciones porque hay prejuicios sobre ellas.

Hay empresas que no creen en el buzoneo porque el mundo es digital y todos tenemos un móvil en la mano. Sin embargo, en la realidad, hay compañías que reconocen que es una acción que les funciona bien para su negocio y para un público determinado. Lo mismo pasa con otras herramientas que o “están muertas” como las notas de prensa o “no las lee nadie” como las newsletters.

Para acabar con esta ideas preconcebidas, lo mejor es llevar a cabo primeramente unos pasos y hacerse una serie de preguntas:

1.- Analizar mi negocio: qué vendo, cómo y qué quiero conseguir.

2.- Estudiar a mis públicos: a quién quiero llegar y cuál quiero que sea su respuesta.

3.- Saber qué herramientas hay que me permiten llegar a estos públicos de la manera más eficaz.

Por ejemplo, un negocio local que quiere llegar a la población mayor de 60 años en su zona. ¿Hace una campaña en Redes Sociales? ¿Un buzoneo? ¿Un emailing? ¿Envía una nota de prensa a los medios generales? ¿Publicidad en un medio local?

Y, finalmente, hay algo que acaba con los prejuicios sí o sí y es la medición de la campaña. Por mucho que la tendencia general sean las Redes Sociales o los medios digitales o el content marketing, no podemos olvidarnos que lo que realmente importa es su eficacia. Es el resultado. En definitiva, el retorno de la inversión.

No descartemos herramientas que sabemos que funcionan porque ahora no estén de moda o porque nos basemos en una suposición o en una idea preconcebida.

Compartir
Sin comentarios

Esta noticia no se puede comentar

           

©2019 Medina Comunicación | AVISO LEGAL | COOKIES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD